Av. Chile España 249, Ñuñoa.

NUESTRA HISTORIA

El 28 de diciembre de 1982, día de los inocentes, abrió sus puertas, en pleno corazón de Ñuñoa, La Casa Vieja como una aventura gastronómica de tres jóvenes amigos gozadores de la buena mesa y de lo chileno. Así fue como, entre hornos de barro, piso de tierra, braseros para calentar los días de invierno, tonadas de fondo y comedores de adobe, comenzaron a desfilar las patitas de chancho, cazuelas, empanadas, plateadas, los arrollados, congrios fritos, y muchos otros, acompañados siempre de un irresistible pan amasado y los más ricos pebres. Y resultó, sin embargo, no ser ni una inocencia ni una aventura…

Hoy, con 35 años transcurridos, y en nuestros locales de Vitacura y Manuel Montt, La Casa Vieja sigue siendo un clásico de lo criollo y la cocina sabrosa de Chile, siempre innovando en recetas y ampliando la oferta para satisfacer a nuestros clientes de años, ¡de siempre! Vaya un cariñoso reconocimiento a ellos y, por supuesto, a quienes con gran esfuerzo han hecho realidad esta exitosa trayectoria: nuestro fiel equipo humano.

¡Sean ustedes bienvenidos! Los invitamos a sumarse a esta noble historia…

NOSOTROS

Jorge Contesse Urzúa

El creador de La Casa Vieja. Su gusto por la comida chilena lo llevó a abrir el más tradicional restaurant criollo de Santiago en los inicios de los años 80, en pleno corazón de Ñuñoa. Hasta el día de hoy es la cabeza del restaurant.

Sebastián Contesse Singh

Hijo de Jorge, ingeniero comercial, se integra el 2009 a La Casa Vieja para darle continuidad al negocio y abrir la sucursal de Vitacura. Hoy está a cargo de crear e innovar en nuevos proyectos y mantener la tradición de 35 años

Aldo Casali Guidugli

Desde el 2016 se une como socio de La Casa Vieja de Manuel Montt, con la misión de seguir la tradición criolla y la calidez y cercanía en la atención que nos caracteriza por décadas.

NUESTRO EQUIPO